Lo que me inspiró…

¿Qué me motivó a aceptar una candidatura a rectora de la UPRH en momentos de grandes desafíos para la institución y la UPR en general?

Las transformaciones se hacen pertinentes a la vida de sus afectados cuando éstos se hacen parte desde sus comienzos. Estos procesos tienen que darse enmarcados en el diálogo y en la responsabilidad social que tenemos todos hacia nuestra comunidad de servicio, esa donde ustedes y yo nos desenvolvemos, la que conocemos, la que desea que le ofrezcamos un futuro a los ciudadanos que están creciendo. Todo esto con honestidad y claridad, dentro del alcance de la autonomía que nos otorga la Ley Núm. 1 de 20 de enero de 1966, según enmendada, Ley de la Universidad de Puerto Rico, que nos ordena elegir nuestras propias autoridades, a decidir sobre nuestras reglamentaciones y programas de estudio en congruencia con el principio de autonomía entre las unidades y el sistema con la libertad de cátedra y de investigación del personal docente. Muchos desafíos se nos presentan para cumplir efectivamente con nuestra Ley.

Me inspiró la necesidad de posicionarnos nuevamente como la alternativa única de cambio social para el bien social en la región oriental de la Isla. Somos una institución de servicio, sin fines de lucro. La inversión que se hace en nuestro quehacer se mide por nuestras aportaciones a la sociedad que servimos. Es imperante que sin dejar de reflexionar sobre lo que somos, continuemos trabajando en lo que aspiramos ser… una verdadera alternativa de profesiones y ocupaciones que respondan a la necesidad económica de nuestra región de servicio, nuestro país y aquéllos que nos miran de afuera porque obtienen un producto de excelencia en el campo que lo hemos formado.

Finalmente, pero más importante aún, me mueven ustedes, los que se acercaron a mí en diversas instancias para recuperar la confianza y el respeto en lo que hacemos y para quienes lo hacemos…, despertar nuestro sentido de comunidad, de universidad, es mi mayor inspiración. Esa motivación, nos llevará a todos a lograr cualquier transformación en nuestra universidad. En esta inspiración, me entregué a mis principios de fe, y a la confianza en mi comunidad universitaria, porque sin estos elementos, no puedo hacer compromisos, ni esperar transformaciones.