facultadrelevantes

Por Mariam Ludim Rosa Vélez (mariamludim@uprm.edu)
PRENSA RUM

viernes, 1 de abril de 2016

El valor de la tierra, sus frutos, la importancia de cultivarla, las estrategias que se utilizan para mejorarla, el significado de que la juventud, los niños y la comunidad comprendan lo vital que es la agricultura. Ese el norte de la feria agrícola educativa Cinco Días con Nuestra Tierra, una iniciativa estudiantil que desde el 1977 ha permanecido firme en su misión formativa.

Este año bajo el lema, 39 años caminando hacia el futuro, abriendo nuevas brechas y cosechando nuevos frutos, el esperado evento albergó a miles de personas, que se congregaron en los predios del Coliseo Rafael A. Mangual, del Recinto Universitario de Mayagüez, quienes disfrutaron de un ambiente familiar rodeado carpas emblemáticas de las Ciencias Agrícolas.

Estefanía Lugardo Báez, estudiante del Departamento de Ciencia Animal de la Facultad de Ciencias Agrícolas y presidenta del comité organizador, destacó que uno de los componentes más importantes de la Feria, son los foros y talleres educativos. Precisó que este año se realizaron talleres sobre manejo de alimentos, calentamiento global, producción de orquídeas, café, hidropónicos y hortalizas, entre otros. Además, la agenda educativa incluyó temas como la talla en madera, la confección de queso casero, de alcoholado medicinal y de vinagreta, así como una orientación sobre los pasos para crear una empresa agrícola.

“Creo que hay que promocionar la agricultura, ya que se nos ha olvidado que es la base de la riqueza de un pueblo. En esta ocasión, hemos querido añadir el elemento comunitario por lo que hemos realizado esfuerzos para incluir a la comunidad sorda en las actividades de la Feria, tanto con intérpretes en varios de los talleres, como con visitas guiadas. Nos sentimos muy satisfechos de ver los resultados de un año de arduo trabajo y planificación”, indicó Estefanía.

La joven agradeció el esfuerzo del Comité Organizador, cuyos integrantes trabajan afanosamente durante un año para lograr un evento de altura.

“Esto es un evento 100 porciento organizado por estudiantes, con el fin de educar a toda la comunidad”, agregó.

La feria contó con carpas y exhibiciones de ganado vacuno, caprino y porcino. Allí, los niños tuvieron un área para interactuar y tocar los animales más pequeños.

Asimismo, como todos los años, el evento tuvo la carpa de horticultura, al igual que las estaciones del Servicio de Extensión Agrícola, adscrito al RUM. Además, se mostraron maquinarias utilizadas en el proceso de la agricultura moderna en estampas que simulan las actividades que llevan a cabo. De igual forma, se ofrecieron demostraciones de ordeño en una vaquería portátil.

“Nos sentimos más que orgullosos de que este esfuerzo sea organizado por estudiantes que se han comprometido en llevar ese vital mensaje: la agricultura es vida. Siempre he dicho que esto es un taller de liderato, de planificación y de organización que dan los colegiales. Es parte del proceso educativo, que no se puede dar en el salón de clases, así que siento un profundo orgullo por ellos y ellas”, indicó el doctor John Fernández Van Cleve, rector del RUM.

Como ya es costumbre, el esperado evento inició con un desfile que transcurrió por las calles del Recinto, y que, por primera vez, salió del campus al pasar por la avenida Alfonso Valdés y luego reingresar al Colegio por el portón de Barcelona. Comparsas, asociaciones estudiantiles, la ya tradicional yunta de bueyes, la mascota colegial  y por supuesto, la Banda y Orquesta del Recinto y sus abanderadas, formaron parte del despliegue festivo que, para conmemorar su génesis hizo una parada frente el edificio Jesús T. Piñero, hogar de las Ciencias Agrícolas.

“Esta es la parada más larga que hemos tenido en la historia de Cinco Días. Los muchachos se han crecido trabajando cosas innovadoras y nuevos, en este que es el evento más grande del Recinto”, agregó el Rector.

Prensa RUM conversó con dos colegiales que se encontraban en la carpa de animales, quienes compartieron su experiencia de participar en el evento.

“Es bien importante que las personas jóvenes, igual que las mayores, vean la diferencia que hacen los animales dentro de nuestro ambiente. Mi mensaje para la juventud sería que no le teman a la Agricultura; debemos unirnos y aprovechar lo que nuestro suelo produce, apreciar a los animales, cuidarlos bien”, indicó Samantha Morales, del Departamento de Ciencia Animal.

Del mismo modo opinó, Kevin Pérez Lallave, alumno de Mercadeo en la Facultad de Administración de Empresas, quien, como mayagüezano, desde chico ha asistido a la Feria.

“Deberíamos reforzar la agricultura y todo lo que tenemos para mejorar nuestra economía. Necesitamos hacer algo por el país y desde aquí, se comienza”, dijo el joven.

El evento también incluyó espectáculos artísticos como el ya esperado Pico a pico de trovadores, exhibición de paso fino y de mascotas, áreas de juego para niños, la visita de casi un centenar de artesanos y kioscos de comida, incluyendo la opción vegetariana.

Como parte de la cartelera del proyecto integral de cultura de Presencias, se presentó La Tribu de Abrante en la noche colegial del evento.

Asimismo, Cinco Días con Nuestra Tierra sirvió de lugar ideal para darle la bienvenida a Brenda Azaria Jiménez Hernández, estudiante de Biología y Psicología, quien esa semana fue designada la representante de Miss Universe Puerto Rico.

img3592_E56FD991D5EB42  img3592_E56FD993663C8F

img3592_E56FD96DD2797C  img3592_E56FD97EFC77F7

img3592_E56FD990D4806B  img3592_E56FD96BEB05DB

img3592_E56FD9692E9931  img3592_E56FD96E8455B5